¿Qué es una Novela?

La novela, está tipificada en la literatura como una narración en prosa inventada de considerable longitud y cierta complejidad que trata de manera imaginativa de la experiencia humana.

Por lo general, se desenlaza a través de una secuencia conectada de acontecimientos que involucran a un grupo de personas en un escenario específico. En su amplio marco, el género de la novela ha abarcado una extensa gama de tipos y estilos como son lo picaresco, epistolar, gótico, romántico, realista, histórico, por nombrar sólo algunos de los más importantes.

El Género de Ficción

La novela es un género de ficción, y la ficción puede definirse como el arte o el oficio de inventar a través de la palabra escrita, representaciones de la vida humana que instruyan, desvíen o ambas cosas. 

Las diversas formas que puede adoptar la ficción se consideran no como un número de categorías separadas sino como un continuo,  más exactamente, una clímax, con alguna forma tan breve como la anécdota en un extremo de la escala y la novela más larga concebible en la otra. 

Cuando una obra de ficción es lo suficientemente larga como para constituir un libro entero, en lugar de una mera parte de un libro, entonces se puede decir que ha alcanzado la novedad o se convierte en novela. 

Pero este estado admite sus propias categorías cuantitativas, de modo que una novela relativamente breve puede ser calificada como tal,  si la insustancialidad del contenido se ajusta a su brevedad, de noveleta, y una novela muy larga puede desbordar las orillas de un solo volumen y convertirse en una novela romana o fluvial. 

Características de la Novela

La longitud es una de las dimensiones del género, y el término novela es un truncamiento de la palabra italiana novella, del plural del latín novellus, una variante tardía de novus, que significa nuevo. 

De modo que lo que ahora es, en la mayoría de los idiomas, un diminutivo denota históricamente la forma parental. La novela era una especie de anécdota ampliada como las que se encuentran en el clásico italiano del siglo XIV, el Decamerón de Boccaccio, cada una de las cuales ejemplifica la etimología con bastante precisión. 

Las historias son pequeñas cosas nuevas, novedades, diversiones recién acuñadas, no son reelaboraciones de fábulas o mitos conocidos, y carecen de peso y seriedad moral. 

Cabe señalar que, a pesar del alto ejemplo de novelistas de la más profunda seriedad, el término novela sigue teniendo, en algunos sectores, matices de ligereza y frivolidad. 

Novela

En la novela es posible describir una tendencia a la trivialidad en la forma misma, por ello, el propósito  es considerar la novela no sólo en términos de gran arte, sino también como un medio de uso múltiple que atiende a todos los estratos de la sociedad.

La antigua novela

Las ficciones romanas  antiguas contienen muchos de los elementos populares que distinguen a la novela de su pariente más noble, el poema épico. En las obras de ficción, el medio es la prosa, los eventos descritos son poco heroicos, los escenarios son calles y tabernas, no campos de batalla y palacios. 

Hay más actos bajos que combate principesco, los dioses no mueven la acción, el diálogo es más casero que aristocrático. Fue, de hecho, por la necesidad de encontrar en el período de la decadencia romana,  una forma literaria que fuera anti-épica tanto en sustancia como en lenguaje.

Fue de esta manera, como  la primera ficción en prosa de Europa parece haber sido concebida. Con personajes más memorables como un nuevo rico vulgar; el héroe que se convierte en un burro, no se puede así,  imaginar nada menos épico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *